Translate

domingo, 19 de mayo de 2013

Princesa Ariadna, Diosa del laberinto

Ariadna es la Diosa griega que desenreda problemas, resuelve conflictos y que marca la salida en las encrucijadas de los caminos. 
Es hija de la Diosa Pasifae y del Rey Minos de Creta, tiene varios hermanos y uno de ellos es el Minotauro.
Es la consorte del gran Dios Dioniso (Dionisio), con quien engendró a Enopión, la personificación del vino,Toante, Estásfilo y Pepareto. Y se dice que fue ascendida a los cielos como la constelación Corona Borealis.
Ella procede de un linaje de diosas lunares oscuras, por lo que traer luz a la oscuridad es una de sus cualidades.
(David Gilmour - Marooned)

Teseo y Ariadna
(...)La tercera vez que los atenienses debían pagar su tributo a Creta, Teseo, -hijo de Egeo, el rey de Atenas- se ofrece a ir y matar al minotauro. El problema era que el minotauro vivía en un laberinto del que no se podía escapar. 
La hija de Minos, Ariadna vio a Teseo y se enamoró de él, por lo que decidió ayudarlo con la condición de que se casara con ella y se la llevara lejos de su temible padre. Teseo aceptó, y así fue como Ariadna le regaló una espada mágica y un ovillo para que una vez en el laberinto, fuera desenrrollándolo y pudiera servirle de guía al regreso e indicarle el camino de regreso. Cuando Teseo salió del laberinto, estaba esperándolo Ariadna con su hermana Fedra y le pidió que la llevase también a ella en el viaje de regreso a Atenas, ya que Fedra no se separaba nunca de su amada hermana mayor. Teseo aceptó  y se embarcó con ambas. 
Cuando Minos supo que Teseo había matado al minotauro montó en cólera por lo que Teseo tuvo que apresurarse en la huída. Pero Ariadna nunca llegó a ver la tierra de Teseo, Atenas, pues en una escala que él hizo en la isla de Naxos, la abandonó dormida en la orilla.(...)"

Las versiones de esta traición varían mucho y se han hecho un sinnúmero de hipótesis. Se ha dicho que Teseo dejó a Ariadna en la playa porque estaba enamorado de otra mujer, también que fue por orden de los dioses, o sino que mientras ella se encontraba en la playa recuperándose de un mareo, él regresó al barco, y este sarpó impulsado por un misterioso viento. 

"(...)Cuando Ariadna despertó, vio que el barco de su amado ya se encontraba demasiado lejos y su ira fue tal, que lo maldijo con una gran tormenta. Ella sabía que Teseo debía volver a su puerto con las velas blancas izadas, porque era costumbre en Atenas volver con las velas negras en señal de que no se había podido matar al minotauro y por luto por la caída de sus guerreros. Así fue que el padre de Teseo, el rey Egeo, le pidió que al volver lo haga con las velas blancas para saber que había sido victorioso y que se encontraba con vida antes de que este llegara a la costa. 
La tormenta fue tan grande, que las velas blancas se rompieron y tuvieron que izar las negras, cuando el rey Egeo vio aproximarse el barco de su hijo con las velas negras, pensó que Teseo había muerto y se suicidó antes de que este   pudiese llegar a puerto. (...)"                   ("Ariadne", Herbert James Draper)(h. 1905)

Ariadna, hija de Pasifae:
Esta Diosa desciende de un linaje de diosas brujas, que como tales, dominan las cualidades de la metamorfosis y la transmutación, por lo que no es extraño que haya podido ayudar a Teseo a entrar y salir del laberinto. 
Pasifae significa "La que brilla para todos" es una Diosa lunar. Como Diosa Madre ella es personificada con la luna llena, aquella que vuelve la noche en día sin que el sol salga. 
Ariadna es una Diosa doncella, tiene como tía a la gran Diosa hechicera circe, y como prima a Medea que es sacerdotisa de la triple Hécate.  

"(...)Según Diodoro Sículo, Pausanias, Virgilio, y Apolodoro, el dios Poseidón, para vengarse de la afrenta que le había hecho Minos, hizo que Pasífae se enamorase del toro blanco que se había librado del sacrificio. Ella confió su pasión zoofílica a Dédalo, el famoso artífice ateniense que vivía desterrado en Cnosos deleitando a Minos y a su familia con las muñecas de madera animadas que construía para ellos. Dédalo prometió ayudarla y construyó una vaca de madera hueca que cubrió con un cuero de vaca. Le puso ruedas ocultas bajo las pezuñas y la llevó a la pradera de las cercanías de Gortina donde el toro de Poseidón pacía bajo las encinas entre las vacas de Minos. Luego de enseñar a Pasífae cómo se abría la portezuela corrediza situada en la parte trasera de la vaca, y de ayudarla a entrar con las piernas metidas en los cuartos traseros, se retiró discretamente. El toro blanco no tardó en acercarse y montar a la vaca de madera (de donde se deduce sin duda que Dédalo también afirmó las ruedas al piso), de modo que Pasífae vio satisfecho su deseo y a su tiempo dio a luz al Minotauro, monstruo con cabeza de toro y cuerpo humano.(...)"

"(...)Según Ovidio y Apolodoro, Minos consultó a un oráculo para saber cómo podía evitar mejor el escándalo y ocultar la deshonra de Pasífae. La respuesta fue: "Ordena a Dédalo que te construya un retiro en Cnosos". Dédalo lo hizo y Minos pasó el resto de su vida en el recinto intrincado llamado el laberinto, en el centro del cual ocultó a Pasífae y al Minotauro. (...)"




("Ariadne" - 1886 -  Sir John Lavery)


El laberinto, el Minotauro y la Diosa. 

Como Diosa lunar, ella lleva la luz a la oscuridad para ayudarnos a atravesar los oscuros laberintos de nuestra psiquis. Nos dice que no temamos enfrentar a nuestros demonios internos, pues ellos, son producto de nuestro dolor y de nuestra indiferencia. Ariadna nos dice que nos armemos con el filo de la verdad y el conocimiento, es decir: nuestra verdad, apoyada en un conocimiento sincero y real de nuestra misión, y de lo que necesitamos para llevarla a cabo. Y también nos da el hilo dorado que representa nuestra conexión amorosa hacia lo sagrado, lo primero, hacia nuestros verdaderos orígenes, hacia la tierra, hacia nuestra identidad. De esta forma, no correremos riesgo de perdernos a nosotros mismos en los oscuros pasadizos del laberinto.
Entonces ella, estará esperándonos a la salida, que no es más que el comienzo, pero habremos salido victoriosos y crecidos de nuestro viaje hacia nuestro interior. 
Ariadna nos pide que no la abandonemos, porque habrá otros minotauros y nuevos laberintos que habremos de enfrentar y ella, quiere estar a nuestro lado y hacernos saber, que podemos contar con las armas que necesitemos. 
Pero sobretodo nos pide que no la abandonemos, para no crear con la indiferencia y el dolor a otro minotauro que nos pueda venir a comer, es decir, nuestro ego. Seamos humildes recordando siempre, que alguien nos tendió una mano al comienzo del camino, recordemos cual fue nuestro punto de partida para no olvidar así nuestro objetivo, y que defendiendo nuestra verdad nadie podrá vencernos. 

Así que abracemos a esta magnífica diosa que esta dispuesta a entregarnos los regalos que necesitamos para transformarnos en guerreros. Abrasemos al amor y no lo abandonemos, seamos agradecidos de los regalos de la Tierra y
sepamos, que no existe laberinto que no tenga salida. 


Ariadna y Dionisio
(...)El dios Dionisio vió a Ariadna sola y desconsolada en la isla de Naxos y se enamoró profundamente de ella. Ariadna se enamoró también de el y se volvió su consorte, muy probablemente su amor surgió inspirado en la alegría que este Dios irradia.
Dionisio se casó con ella y la llevó al Olimpo. Como regalo de bodas le dio una diadema de oro que hizo Hefesto y que luego se convirtió en constelación.(...)
De esta manera Ariadna conoció al amor verdadero. El amor que es inmortal y libre de condiciones.

Ariadna como la Virgen desatanudos
No es muy fácil encontrar el origen o la historia de esta virgen. Se sabe que fue una "advocación Mariana", es decir: una aparición milagrosa.
Estas "advocaciones Marianas" sirvieron perfectamente para incorporar diosas de otras culturas al cristianimo, para lograr que los adeptos de otras religiones puedan pasar al cristianismo sin tenes que hacer uso de la fuerza.
Haciendo esta investigación sobre Ariadna me parece muy llamativa la gran similitud que hay entre estas dos divinidades!

Para empezar Ariadna es una diosa que resuelve problemas, desenreda y acompaña. El lazo blanco que lleva la virgen podría ser tranquilamente un símbolo que hace de "hilo dorado".
La virgen esta pisando una serpiente, dejando en claro ella domina todo mal. 
Y como broche de oro, a sus pies también hay una media luna, que representa su condición de madre celestial, "casualmente" Ariadna es una Diosa lunar, así qué una vez más la Diosa cambió de forma y su culto ha sobrevivido y sigue vigente.


+Escencia+

No hay comentarios:

Publicar un comentario