Translate

domingo, 15 de febrero de 2015

[[Pandora]] - La virgen del pan

"Pandora" Tom Bagshaw
 Si bien Pandora no es reconocida como Diosa, la traigo hoy porque es portadora de un mensaje muy fuerte para todas las mujeres, y por lo tanto para nuestras diosas internas.

Pandora, es una mortal que representa eso... - la mortalidad de la Diosa en las mujeres mortales-. Con su llegada nos hemos olvidado de nuestra divinidad y de nuestros derechos sobre la tierra como representantes de Dios en su aspecto femenino.

Ella ah sido creada como una amenaza y un recordatorio fuerte hacia todas las féminas de que tenemos límites y que no solo no es adecuado, si no que además es peligroso traspasarlos. Adivinen cual es ese límite? si.. los hombres!

Pero hey! no crean que este es un artículo feminista en contra de los hombres. Claro que no! si así fuera estaría haciendo uso de lo que hoy vengo a denunciar. Este mensaje no es solo para mujeres, es para todos! Ya que es preciso que todos escuchemos y entendamos lo que Pandora nos quiere decir. 





[El nacimiento de Pandora ]

Según Hesíodo en "los trabajos y los días" refiriéndose al castigo que le impone Zeus a Prometeo (el que previene) por haberle robado el fuego a los Dioses para dárselo a los hombres, nos dice:


"Más sagaz que ninguno, te alegras de haber hurtado el fuego y engañado a mi espíritu; pero eso constituirá una gran desdicha para ti, así como para los hombres futuros. A causa de ese fuego, les enviaré un mal del que quedarán encantados, y abrazarán su propio azote.

 Habló así y rió el padre de los hombres y de los Dioses , y ordenó al ilustre Hefesto que mezclara en seguida la tierra con el agua y de la pasta formara una bella virgen  semejante a las Diosas inmortales, y a la cual daría voz humana y fuerza. Y ordenó a Atenea que le enseñara las labores de las mujeres y a tejer la tela; y que Afrodita de oro esparciera la gracia sobre su cabeza y le diera es áspero deseo y las inquietudes que enervan los miembros: Y ordenó al mensajero Hermes, matador de Argos, que le inspirara la impudicia y un ánimo embustero. Ordenó así, y los aludidos obedecieron al rey Zeus Cronión. Al punto, el ilustre Cojo de ambos pies, por orden de Zeus, modeló con tierra una imagen semejante a una virgen venerable; la Diosa Atenea, la de los ojos claros y la adornó; las Diosas Cárites y la venerable Pito colgaron a su cabello collares de oro; las Horas de hermosos cabellos la coronaron de flores primaverales; Palas Atenea le adornó todo el cuerpo; y el mensajero matador de Argos, por orden de Zeus retumbante, le inspiró las mentiras, los halagos y las perfidias, y finalmente el Mensajero de los Dioses puso en ella la voz. y Zeus llamó a esta mujer Pandora, porque todos los Dioses de las moradas olímpicas le dieron algún Don, que se convertiría en daño de los hombres que se alimentan del pan."

Pandora, tras haber sido traída a la vida, por orden de Zeus fue guiada en compañía de Hermes, hacia la morada de Epimeteo (el que reflexiona más tarde), para llevarle un obsequio. Epimeteo había sido advertido por su hermano Prometeo de no aceptar ningún regalo de Zeus, pero al verla a Pandora tan hermosa no pudo contenerse y la tomó por esposa. 

Según Platón, los hermanos titanes tuvieron el trabajo de asignarles los rasgos a los animales. Así fue como Epimeteo les dió a los animales todos los rasgos positivos, pero cuando llegó el momento de dárselo a los humanos ya no quedaban rasgos bacantes. Por lo que Prometeo les dió el fuego y las artes civilizadas. 


Podemos decir entonces, que ante la tentación de ver algo bello y encantador, solemos actuar con los dones de Epimeteo, es decir: con instinto animal y sin pensarlo mucho somos controlados por nuestros impulsos corporales y vamos por ello, sin prever y sin darnos lugar a dudas de que primero hay que examinar -la cosa-. 

Entonces, la Mujer, que en este caso es encarnada por Pandora como la primera de todas, viene a ser el principal reto para el hombre y lo que viene a diferenciar, según sus actos de respuesta, a un hombre pensante de un hombre que no lo es.



"Pandora" Jules Joeph Lefebvre
Veamos qué más nos dice Hesíodo:


"Antes de aquel día, las generaciones de hombres vivían sobre la tierra exentas de males, y del rudo trabajo, y de las enfermedades crueles que acarrean la muerte a los hombres. Porque ahora los mortales envejecen entre miserias.
Y aquella mujer, levantando la tapa de un gran vaso que tenía en sus manos esparció sobre los hombres las miserias horribles. Únicamente la Esperanza quedó en el vaso, detenida en los bordes, y no echó a volar porque Pandora había vuelto a cerrar la tapa por orden de Zeus tempestuoso que amontona las nubes.
Y he aquí que se esparcen innumerables males entre los hombres, y llenan la tierra y cubren el mar; noche y día abruman las enfermedades a los hombres, trayéndoles en silencio todos los dolores porque el sabio Zeus les ha negado la voz. Y así es que nadie puede evitar la voluntad de Zeus." 

A primera vista pareciera que la mujer es una creación magnífica que tiene el propósito de hacer sucumbir al hombre ante el deseo y por lo tanto, ante perdición. Que toda mujer es mensajera del mal, que hay que decidir por ella, ya que si lo hace por si misma se podría desatar una desgracia. Todo esto a primera vista; pero si nos permitimos ver otra vez, dudar, analizar y ser un poco más astutos, vamos a poder ver que en realidad, la mujer nos trae el desorden necesario para que el hombre se permita dudar, ver las cosas de otra menera y para que cambie de perspectiva. Pero sobretodo para llenar de belleza y gracia sus días, para acompañarse de igual a igual. Para que entienda que si se la somete, someterá también la esperanza de mejorar sus días.


"St Cecilia" Waterhouse

Pandora nos dice: Todos somos creaciones de la misma fuente, y por lo tanto contamos con el derecho divino del libre albedrío. Tenemos que ser conscientes de que cada acción que cometamos tendrá su justa reacción y nadie es culpable de eso. Seamos civilizados y vivamos nuestros días con respeto propio y hacia el otro en equidad. Seamos sabios y precavidos para no dejarnos dominar por los bajos instintos de nuestro cuerpos. Y  lo más importante de todo: Si nos olvidamos de esto y dominamos al otro, entonces habremos negado toda esperanza de crecimiento espiritual para nosotros mismos. 


+Escencia+